Cargando documento.......
 Ordenanza 27 Jun. 2001 Beniel (tenencia de animales de compañía)
Versiones de vigencia
Versión vigente
Original
Ver análisis
Ordenanza reguladora de la tenencia de animales de compañía. [Beniel]
BORM 
13 Agosto
Preámbulo
La presente ordenanza se dicta en virtud de las competencias atribuidas al Ayuntamiento de Beniel por la Ley 7/ 1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local, Ley de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia 10/ 1990, de 27 de agosto, de Protección y Defensa de Animales de Compañía.
CAPÍTULO
 
I
Objetivos y ámbito de aplicación
Artículo 1.
Esta Ordenanza tiene por objeto fijar la normativa que regula la tenencia de animales de compañía en el término municipal de Beniel, y la interrelación de éstos con las personas, teniendo en cuenta los posibles riesgos para la sanidad animal, ambiental, tranquilidad, salud y seguridad de personas y bienes.
Tendrán la consideración de animales domésticos o de compañía: todos aquellos animales que no estén calificados como potencialmente peligrosos de conformidad con la Ley 50/99, de 23 de Diciembre y su normativa de desarrollo, no destinados a su consumo humano, ni incursos en explotaciones afectas a la Ley Regional 1/95, de 8 de Marzo de Protección del Medio Ambiente de la Región de Murcia.
Artículo 2.
La competencia funcional de esta materia queda atribuida a la Alcaldía y/ o Concejalía de Sanidad, y la vigilancia del cumplimiento de la presente Ordenanza, a la Policía Local y a los Servicios sanitarios municipales correspondientes.
Artículo 3.
Los poseedores de animales de compañía, los propietarios o encargados de criaderos, establecimientos de venta, centros para el fomento y su cuidado, así como los responsables de los establecimientos sanitarios veterinarios, asociaciones de Protección y Defensa de los Animales y cualquiera otras actividades análogas, quedan obligados al cumplimiento de la presente Ordenanza, así como a colaborar con la autoridad municipal para la obtención de datos y antecedentes precisos sobre los animales relacionados con ello, según lo dispuesto en la Ley 10/ 1.990, de Protección y Tenencia de Animales de Compañía, de la Región de Murcia, así como cumplir la normativa vigente en materia sanitaria mediante la vacunación y control periódico del animal y su entorno.
CAPÍTULO
 
II
Normas generales sobre la tenencia de animales
Artículo 4.
El propietario y el poseedor de un animal estarán obligados a inscribir en el Censo Municipal de Animales de Compañía, en las condiciones y con los requisitos que reglamentariamente se determinen, los animales de su titularidad, posesión o encomendados a su guarda, así como a suministrar cuantos datos o información sean requeridos por las Autoridades competentes o sus agentes, debiendo adoptar cuantas medidas legales y reglamentarias resulten aplicables en seguridad del animal, de la sanidad pública y de la seguridad de los bienes y personas.
Artículo 5.
1.-
La tenencia de perros y animales domésticos en general en viviendas urbanas queda condicionada a las circunstancias higiénicas óptimas de su alojamiento, a la ausencia de riesgos sanitarios y a la inexistencia de molestias y de un peligro sanitario para los vecinos.
2.-
La Alcaldía y/ o Concejalía decidirá lo que proceda en cada caso, previo informe que emitan los servicios municipales correspondientes. Cuando se decida que no es tolerable la estancia de animales en una vivienda o local, el propietario de estos (en ausencia del propietario se considerará como tal al propietario del inmueble, que figurará como su responsable), deberá proceder a su desalojo, y si no lo hiciese voluntariamente tras haber sido requerido para ello, lo hará el servicio municipal de recogida de animales, previa autorización judicial, abonando al Ayuntamiento los gastos que se ocasionen.
3.-
La tenencia de animales salvajes fuera de parques zoológicos o áreas restringidas habrá de ser expresamente autorizada y requerirá el cumplimiento de las condiciones de seguridad, higiene y la total ausencia de molestias y peligros, prohibiéndose terminantemente la tenencia o comercio de animales protegidos por los convenios vigentes en el momento.
4.-
Los perros guardianes de solares, viviendas, obras, etc., deberán estar bajo vigilancia de sus dueños o personas responsables en todo caso, en recintos donde no puedan causar molestias o daños a personas o cosas, debiendo advertirse en lugar visible la existencia del perro guardián. No existiendo recinto que los albergue, ésos deberán estar convenientemente atados. Cuando los perros deban de mantenerse atados a un punto fijo, la longitud de la atadura no podrá ser inferior a la medida resultante de multiplicar por tres la longitud del animal tomada desde el hocico al nacimiento de la cola. Y en ningún caso, menor a 3 metros. En estos casos se dispondrá de un recipiente de fácil alcance, con agua potable. Se prohibe la atadura de otros animales de compañía.
Artículo 6.
El poseedor de un animal está obligado a mantenerlo en buenas condiciones higiénico sanitarias y realizarle todo tratamiento preventivo declarado obligatorio por la Autoridad competente, así como a proporcionarle una adecuada alimentación, educación, alojamiento y recreo de acuerdo con las exigencias propias de su especie y las condiciones impuestas por las normas de protección animal.
Artículo 7.
La cría doméstica de aves y otros animales en domicilios particulares, tanto si es en terrazas, como en terrados o patios, quedará condicionada a que las circunstancias de su alojamiento, la adecuación de las instalaciones y el número de animales, lo permitan, tanto en el aspecto higiénico- sanitario como en la inexistencia de incomodidades o peligro para los vecinos, y siempre y cuando no se consideren animales de abasto, cuyo mantenimiento estará condicionado a lo establecido en la Ley 1/ 1995, de 8 de marzo, de Protección del Medio Ambiente de la Región de Murcia.
Artículo 8.
Los propietarios de un animal que no deseen continuar teniéndolo, habrán de entregarlo al Servicio Municipal encargado de su recogida, veterinario o a una Sociedad Protectora de Animales. En caso de muerte de un animal se realizará la eliminación higiénica del cadáver por medio de su enterramiento en cal viva.
Artículo 9.
1.-
Los dueños de establecimientos públicos podrán impedir, a su criterio, la entrada y permanencia de animales domésticos en su establecimiento. La entrada de animales en locales destinados a la fabricación, venta, almacenamiento, transporte o manipulación de alimentos queda expresamente prohibida.
2.-
Queda autorizado el acceso de animales de compañía a los vehículos de transporte colectivo, siempre que permanezcan sujetos a la persona que los acompañe. Los perros deberán llevar bozal. La autoridad competente podrá prohibir el acceso de animales de compañía a los transportes colectivos durante las horas de máxima concurrencia.
3.-
Los conductores de taxis podrán aceptar animales de compañía de manera discrecional, con el derecho a percibir el correspondiente suplemento debidamente autorizado.
4.-
Los apartados 2 y 3 no serán de aplicación en los casos de perros guía para disminuidos físicos y sensoriales y personas con necesidades físicas y psíquicas especiales, que podrán acceder a lugares de uso público, establecimientos turísticos y transporte colectivo.
Artículo 10.
1.-
Se crea el Censo de Animales de Compañía en el Municipio de Beniel a los efectos de la adecuada protección y defensa de estos animales, así como de la seguridad y salubridad pública, en los que constarán los siguientes datos identificativos del propietario, poseedor y animal:
-
Especie, Raza, Identificación Autoridad Veterinaria
-
Año nacimiento, Sexo y Color
-
Tarjeta Sanitaria e Identificación Veterinaria
-
Vacunaciones y Revisiones Periódicas
-
Domicilio habitual y procedencia del animal
-
Nombre, Domicilio y Teléfono Propietario actual y anteriores y D.N.I.
-
Nombre, Domicilio y Teléfono Poseedor o Guardador actual y anteriores y D.N.I.
-
Centro Veterinario Asistencial
3.-
En cumplimiento de las determinaciones establecidas en la Ley Regional 10/90, de 27 de Agosto, de Protección y Defensa de Animales de Compañía, el citado registro constará inicialmente con lo datos que sean suministrados voluntariamente por los titulares o poseedores del animal en el plazo de un mes desde su adquisición o tres meses desde su nacimiento, así como los recabados por la Administración en su función inspectora y en particular con cuantos datos obren en los Registros Oficiales de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y Colegio Oficial de Veterinarios de la Región de Murcia, en el ámbito territorial del Municipio de Beniel, a cuyo efecto se formularán los correspondientes convenios de colaboración de fin de cumplir la normativa anteriormente referida e higiénico sanitaria vigente en la materia.
4.-
La trasmisión de datos entre los anteriores registros y en particular con el, se cursará con carácter urgente, mediante cualquier medio que asegure la confidencialidad y seguridad de los datos, y en particular mediante medios telemáticos.
5.-
A cada animal censado y en función con su especie y raza, se le asignará una ficha cuya numeración será coincidente con la que le corresponda de conformidad con la numeración otorgada por las autoridades veterinarias que habrá de constar igualmente en su correspondiente collar.
En el supuesto de los cánidos, será igualmente aplicable lo anterior, debiéndose identificar además el animal de conformidad con lo que reglamentariamente establezca la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia en aplicación y desarrollo de la Ley Regional 10/90, de 27 de Agosto, correspondiendo a la Alcaldía-Presidencia o Concejalía de Sanidad dictar las directrices oportunas para el adecuado cumplimiento de lo reglamentado.
CAPÍTULO
 
III
Normas para perros
Artículo 11.
Son aplicables las normas de carácter general establecidas para todos los animales y en particular las determinaciones contenidas en la Ley 10/90, de 27 de Agosto y normativa de desarrollo autonómica.
La posesión o propiedad de perros que vivan habitualmente en el término municipal, obliga a sus propietarios o poseedores que lo sean por cualquier título a proveerse de la Tarjeta Sanitaria Canina y placa identificativa correspondiente, que deberá portar el animal.
Artículo 12.
1.-
Los perros no podrán circular sueltos por la vía pública e irán provistos de correa o cadena con collar. El uso de bozal podrá ser ordenado por la Autoridad Municipal cuando las circunstancias así lo aconsejen, y será obligatorio, en cualquier caso, cuando los perros accedan a lugares de pública concurrencia tales como parques, jardines, espectáculos públicos, ferias, mercados y similares. Tendrán que circular con bozal todos los perros con antecedentes de mordeduras y aquellos otros cuya peligrosidad sea razonablemente previsible dada su naturaleza, características o antecedentes.
2.-
Se prohibe que los animales domésticos realicen sus deposiciones sobre las aceras, zonas verdes y restantes elementos de la vía pública, destinados al paso o estancia de los ciudadanos. El propietario del perro y, de forma subsidiaria, la persona que lo lleve, será responsable del ensuciamiento de la vía pública producida por aquél. Deberá recoger y retirar los excrementos, que podrán:
a)
Depositarse dentro de bolsas perfectamente cerradas en papeleras y contenedores.
b)
Incluirse en las basuras por medio de la bolsa de recogida habitual.
c)
Depositarse sin envoltorio alguno, en los lugares habilitados para perros.
3.-
El Ayuntamiento habilitará en los jardines, plazas o parques públicos, espacios idóneos, debidamente señalizados, para el paseo y esparcimiento de los animales y emisión de excretas por parte de los mismos.
4.-
Queda prohibida la limpieza, lavado y alimentación de animales en la vía pública si ello origina suciedad en la misma.
Artículo 13.
1.-
Se considera animal abandonado o vagabundo aquel que no lleve ninguna identificación del origen o del propietario, ni vaya acompañado de persona alguna. Se considera animal extraviado aquel que llevando identificación del origen o propietario, no vaya acompañado de persona alguna.
2.-
Los perros abandonados o vagabundos serán recogidos por los Servicios correspondientes y retenidos un mínimo de 48 horas en los lugares acondicionados a tal efecto. Se avisará al propietario de los perros extraviados, al ir éstos identificados, y tendrá, a partir de ese momento, catorce días para recuperarlo, tras abonar los gastos derivados de su manutención y sin perjuicio de la sanción correspondiente.
3.-
Una vez concluidos cualquiera de los plazos anteriores o sin que hubiese abonado los derechos pertinentes (alimentación, vacunación, y sanción, en su caso), la propiedad del perro la ostentará el Ayuntamiento de Beniel, que a su vez podrá cederlo o sacrificarlo mediante eutanasia.
Artículo 14.
1.-
Los animales que hayan causado lesiones por mordedura a una persona, serán retenidos por el Servicio sanitario correspondiente, y se mantendrán en observación veterinaria oficial durante catorce días. No obstante, a petición del propietario y previo informe favorable del Servicio sanitario correspondiente, la observación del perro agresor podrá realizarse en el domicilio del dueño por un veterinario en ejercicio libre, siempre que el animal esté debidamente documentado en lo que se refiere a la vacunación del año en curso. Transcurrido el periodo de catorce días el propietario podrá recuperarlo excepto en el caso de suponer un riesgo manifiesto para la seguridad o salud pública.
2.-
Quien hubiere sido mordido, deberá comunicarlo inmediatamente al Servicio Sanitario correspondiente, para poder ser sometido a tratamiento, si así lo aconsejase el resultado de la observación del animal. Los gastos ocasionados por las atenciones previstas en anteriores artículos, serán por cuenta del propietario o poseedor del animal.
Artículo 15.
Queda prohibida la tenencia habitual de perros en balcones, garajes, pabellones, sótanos, azoteas, jardines particulares o cualquier otro local o propiedad cuando estos ocasionen molestias objetivas, por sus olores, ruidos, o aullidos o ladridos a los vecinos o transeúntes.
Disposición final.
La presente Ordenanza, una vez aprobada definitivamente y publicada en la forma legalmente establecida, entrará en vigor conforme a lo previsto en el artículo 70.2 y concordantes de la Ley 7/ 1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local. Quedan excluidos de esta normativa los espectáculos taurinos y circenses. Lo dispuesto en el artículo 12 apartado 2.º será aplicación desde la entrada en vigor de la presente Ordenanza, sin perjuicio de que la creación de las zonas a que hace referencia el apartado. Y se realice de forma progresiva por el Ayuntamiento.